Entrevista a Laura Pérez Gómez, directora del festival

“Es muy importante apostar por la cultura en los pueblos”

Por Julia Simó Maronda.

Del 1 al 3 de junio se celebra en Requena la quinta edición del festival Requena y…¡Acción!. Un certamen de cortometrajes que, además de acercar y dar a conocer en Requena los mejores cortos a nivel nacional de los últimos dos años, ofrece a jóvenes y mayores de la localidad una oportunidad para comenzar a crear y descubrir el mundo del audiovisual. Su fundadora y directora, Laura Pérez, licenciada en Bellas Artes y especializada en Comunicación Audiovisual, reclama una mayor financiación por parte del Ayuntamiento de Requena para el festival. Además de dirigir el concurso de cortometrajes, Laura Pérez trabaja como periodista y crítica en Cartelera Turia.
También es guionista y realizadora, y está preparando su primer largometraje de ficción.

¿Por qué se decide poner el proyecto de un festival de cortometrajes en marcha?

Fue una idea que tuve hace seis años. Soy de Requena y me gusta mucho el tema de la gestión cultural. Empecé a ir a festivales de cine en aquella época y me fijaba en que había muchos, pero ninguno en Requena. Además, tengo una relación de amistad con la que es ahora concejala de cultura del Ayuntamiento de Requena, María José Martín Muñoz, y entre las dos pensamos en hacer un concurso de cortometrajes en la ciudad.
Cuando empezó todo comencé a fijarme en los festivales de cortos de otras ciudades, de localidades pequeñas, y vi que era mucho trabajo: había que fijar unas bases, organizar una inauguración, una clausura… Algo que empezó siendo como un concurso con un simple pase de cortos, se convirtió en un festival muy completo que ocupaba todo un fin de semana. El primer año vino muchísima gente, se llenó la sala y tuvo mucho éxito. Esto nos animó a seguir adelante. Fue una prueba y salió bien.

Háblanos un poco más de esta primera edición, ¿cómo se desarrolló?

Fue muy modesta ya que, en realidad, este es un festival muy modesto y no teníamos casi presupuesto. Lo que más recuerdo es que no teníamos ni idea de cómo organizarla, para eso nos fijamos en otros festivales. En esta edición ya añadimos la sección paralela a la oficial, que es la sección de cortos locales, cortos de la ciudad. Cada año tenemos el miedo de que no se presenten cortos a esta sección, pero siempre se presentan varios y ese año también. Se hizo en el Museo del Vino, en una sala realizamos la proyección, donde cabían como mucho 80 personas y se llenó. También en la ceremonia de clausura hicimos un homenaje a Joaquín Climent, un actor requenense muy conocido, lo que aumentó su éxito porque la gente quería venir a verlo. Nos dimos cuenta de que nuestro proyecto había salido adelante, habíamos otorgado incluso unos premios económicos, un dinero que habíamos conseguido haciendo rifas. Como puedes ver no teníamos muchos medios, lo sacamos adelante con cuatro duros. La segunda edición sí que supuso un salto cualitativo, conseguimos trasladarla al Teatro Pricipal de Requena, que es muy grande y le dio un aspecto más de festival y no de pase de cortos. Pero bueno, para mí fue muy bonito llevar a cabo la primera y ver todo el proyecto hecho realidad.

Después de dos ediciones, se hace un parón y no se retomará el festival hasta 2016, con la tercera edición, ¿por qué se hizo este parón?

Básicamente se hizo el parón porque los dos primeros años no tuvimos apoyo por parte del Ayuntamiento de Requena. La anterior corporación, que llevaba el Partido Popular, nos cedía espacios pero no nos daba apoyo económico. Empezamos con rifas, como te decía, y sacando dinero de los patrocinios del pueblo, era todo a base casi de favores. Para la segunda edición ya teníamos el dinero de las entradas de la edición anterior pero seguíamos siendo muy pobres. Entonces, dos años así, con tanto esfuerzo, y también que yo tuve que mudarme a Madrid, se hizo complicado continuar. Ese año cambió el gobierno del Ayuntamiento de Requena y pasó al Partido Socialista quien sí que nos otorga un dinero a día de hoy, no da mucho pero es una base para que hagamos el festival dignamente.
Para el 2016, cuando retomamos la tercera edición, se juntó que yo volví de Madrid y cambió el gobierno, la Concejala de Cultura apostó por el festival, de hecho, lo tenían en su programa electoral. Decidimos retomarlo porque nos dio mucha pena dejarlo en su momento.

¿Cómo ha acogido la gente de Requena el festival a lo largo de las ediciones?

Nosotros estamos contentos porque entendemos que en Requena un evento así vea complicado conseguir mucho público. No te puedes ni imaginar lo difícil que fue encajar las fechas ya que, en una ciudad pequeña como Requena, siempre hay algún acto para cada fin de semana. También es cierto que desde que cerraron todas las salas de cine, la tradición cinematográfica de la ciudad ha decaído, sobre todo entre la gente joven. Teníamos miedo de que este evento resultara demasiado raro para el público. Sin embargo, el primer año,  que se hizo en una sala más pequeña, conseguimos llenarla. El segundo año, que se celebró en el teatro, ya fue imposible llenarla porque es un espacio en el que caben muchísimas personas, tiene mil localidades. Tampoco es nuestro objetivo llenar la sala, pero sí que podemos decir que ha tenido éxito. La idea es ir creciendo poco a poco cada año.

Has hablado de que la tradición cinematográfica en Requena ha bajado, ¿cómo crees que afectan este tipo de eventos en esta tradición?

Yo creo que la tradición es diferente a cuando yo vivía allí. Ahora solo hay dos proyecciones de cine a la semana, que se hacen en el Teatro Principal, y se suele buscar un cine más comercial que atraiga al público. En Requena, antes había hasta cineclubs, yo veo que las generaciones anteriores eran mucho más cinéfilas. La gente joven tiene ahora otros tipos de ocio y al no tener tan fácil el acceso al cine, falta un poco esa esencia. Creo que es muy importante apostar por la cultura en los pueblos y las pequeñas ciudades. Sería una buena idea reabrir el Cinema Astoria, que es un cine muy pequeñito pero muy mítico en Requena, para celebrar eventos como este festival y para hacer pases de películas más minoritarias,
cinefórums, obras de teatro más locales… hacer todo tipo de actividades culturales.
Me gustaría pensar que el festival influye en la tradición cinematográfica de Requena y aunque no sé con seguridad si lo hace, sí que me gusta ver que la gente de la ciudad, sobre todo jóvenes, participa en la sección local del concurso. Son chicos y chicas que a lo mejor si no les das esa oportunidad de participar en un concurso, que es accesible porque está en su localidad, no se les hubiera ocurrido ponerse a hacer un corto. También me llama la atención la cantidad de gente mayor que acude al festival y que salen encantados de las proyecciones porque no se esperaban tanto. A lo mejor había gente que no había visto un cortometraje en su vida o se pensaban que eran como películas malas, y esta es una forma de acercárselos, poder ver cortos de calidad y también cortos rodados en su ciudad. En cierto modo, creo que sí que vamos creando poquito a poco una tradición y sería ideal que el festival se fuera consolidando a lo largo de los años.

Entrando ya en las características del festival, ¿qué tipo de cortometrajes se presentan y cómo son los perfiles de las personas que trabajan en ellos?

En la sección oficial, que es la profesional, se pueden presentar cortometrajes de toda España y de dos años anteriores a la edición. Por ello, recibimos un montón de cortos de todo tipo, no tenemos ningún género predominante, además, nosotros queremos que sea bastante genérico. Intentamos escoger cortometrajes de todo tipo de géneros, que haya documental, animación… y otros más comunes. Al final escogemos veinte de entre alrededor de unos seiscientos que nos envían, como te puedes imaginar la selección es muy complicada. Como el festival es de un fin de semana no hay espacio físico para aumentar la selección, aunque nos gustaría. Luego, la sección de cortos locales siempre es una sorpresa, porque en realidad cualquier persona que quiera hacer un corto allí puede presentarse. Siempre establecemos una temática y tiene que ser rodado en Requena, al menos en parte. El primer año se presentaron seis e incluso hubo de gente de fuera de Requena. Además, no solo son gente joven, aunque parece que está enfocado para chicos y chicas que están empezando. Obviamente, la calidad es diferente a la selección oficial. De media tenemos alrededor de unos tres o cuatro  cortometrajes en esta sección al año y realizamos un pase especial para ellos. Es una sección a la que le tenemos mucho cariño porque suelen venir los directores y directoras a presentar sus cortos con su familia y amigos, siempre es bonito que vean su trabajo en una pantalla tan grande.

¿Cómo se presenta esta quinta edición del festival? ¿Qué expectativas tenéis desde el equipo?

Como siempre esperamos que esta edición sea mejor que la anterior o por lo menos igual. Es muchísimo trabajo y siempre estamos expectantes de que venga mucho público. También queremos que participe mucha gente, sobre todo en la sección de cortos locales, y simplemente, que salga todo bien. La idea es que el festival se consolide con los años y que el Ayuntamiento aporte más para las siguientes ediciones. Aunque tenemos presupuesto, es muy limitado y da mucha rabia ver cómo no podemos llevar a cabo muchas ideas por falta de dinero.

¿Cómo crees que apoya la nueva corporación del Ayuntamiento de Requena la cultura en general?

Te lo puedo poner por una parte bien y por otra mal. La actual corporación del Partido Socialista sí que creo que ha apostado más por la cultura que las anteriores, sin dudarlo. Se nota que es un equipo más joven y la Concejala de Cultura apoya bastante todos los eventos culturales, ha generado mucho movimiento cultural y turístico. Por ejemplo, un festival como el nuestro ya supone que haya un evento cultural aunque sea durante un fin de semana. Creo que es muy importante que apoyen la cultura y aunque a nosotros nos otorgan un presupuesto, este es reducido y ha sido el mismo durante estos tres años: 5.000 €. En realidad este dinero se te va enseguida, en mínimas gestiones, pagos… y después de que hayamos demostrado que tiene éxito y del esfuerzo que estamos poniendo en sacarlo adelante, nos
gustaría que el Ayuntamiento aportara más. Todos los años pensamos en plantarnos y exigir un aumento presupuestario, pero siempre nos pueden las ganas y la ilusión por realizar el festival.

La temática para la sección local de este año es Astoria Paradiso, ¿por qué habéis elegido esta para la quinta edición?

Cada año hacemos una temática distinta. Los primeros años tenían que ser grabados en los diferentes barrios del pueblo y como ya se nos han acabado los barrios bonitos, por así decirlo, hemos decidido establecer temáticas. El año pasado fue el cine rural, intentamos que sean temáticas amplias y que den juego. Y este año es Astoria Paradiso, en referencia a Cinema Paradiso, para hacer homenaje a los dos cines que se cerraron en Requena: el Cine Astoria y el Cine Avenida. Y ya no solo en Requena, estamos viendo como los pueblos y las pequeñas ciudades están cerrando sus pequeñas salas de cine porque los centros comerciales están quedándose con todo el negocio y el público. También es complicado conseguir que tengan éxito tan solo trayendo un tipo de cine, digamos, minoritario. Por ello, queríamos homenajear a estos cines que en Requena se extendían hasta sus aldeas. Además, también hacemos que toda la estética del festival gire en torno a esta temática, desde el cartel hasta el spot.

Entrevista realizada en Valencia, en marzo de 2018.

Fotos: Ángel G. Gómez (archivo festival)

 

DEJAR UN COMENTARIO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies