El lema de este año de nuestro festival es “Cinema Paradiso”, y por ello, hemos querido rescatar este artículo que nuestra compañera Mª Dolores Roda escribió para la revista online que editamos en la segunda edición de Requena y… ¡Acción!

La revista la podéis leer y descargar aquí, pero a continuación os dejamos el artículo íntegro, donde Roda nos hace un resumen de los cines que han existido en la comarca de Requena.

 

EL CINE EN REQUENA

Poner en marcha el recuerdo de lo que ha sido EL CINE en Requena y para Requena no es cualquier cosa, sobre todo, si tenemos en cuenta que a lo largo del pasado siglo XX llegamos a tener en la ciudad tres salas y otra más en San Antonio, todas y cada una con un enorme aforo esto, sin duda, quiere decir la importancia sociocultural que supuso el cine, en esos momentos, para nuestra comarca.

Mi memoria se remonta a los primeros años cincuenta en los que coexistian El Teatro Principal (que había reemplazado al antiguo Teatro Romea que ya proyectaba cine mudo desde 1910 y que no conocí) y El Cinema Armero, después denominado Cinema Libertario y posteriormente Cinema Astoria que es como lo hemos conocido. Ambas salas programaban sesión doble entre semana y una película para los sábados y domingos. Los fines de semana era tal la afluencia de público (casi siempre en familia) que se instituyó el llamado “abono”, es decir, que cada familia tenía para toda la temporada, la misma fila y las mismas localidades que había que retirar en taquilla, la misma mañana de la proyección; las entradas eran baratas y era una de las pocas alegrías que se podían permitir nuestros conciudadanos en aquellos duros y tristones días del postfranquismo. No obstante, si la economía familiar no les permitía pagar el precio de la entrada, siempre estaba la entrada general o llamada “gallinero”, a mitad de precio. La programación era de lo más variopinta y aleatoria, abundando las películas de producción nacional del momento que, por cierto, tenían gran aceptación entre el público, como eran las que protagonizaban nuestros artistas más emblemáticos: Antonio Molina y Marujita Díaz en “El pescador de coplas”, Carmen Sevilla en “La hermana San Suplicio” de gran éxito y que la repetían una y mil veces , o la famosísima “Lola la Piconera” de Juanita Reina dirigida por Luis Lucía, sin olvidarnos de la posterior y romántica “Dónde vas Alfonso XII”, un éxito de taquilla del momento, con la pareja protagonista formada por Paquita Rico y Vicente Parra, rodada en escenarios naturales como el Palacio Real, La Granja de San Ildefonso, Aranjuez… y eso gustaba mucho; fue dirigida por Luis Cesar Amadori con un guion de bastante rigor histórico, un vestuario fidedigno a la época isabelina y una notable banda sonora, cuyo estreno tuvo lugar en 1958. Todas estas películas, salpicadas con la irrupción en nuestras pantallas de los “niños prodigio” nacionales como Pablíto Calvo que conmovió a todos los españoles con el drama religioso titulado “Marcelino Pan y Vino”; Joselito, llamado primero el niño del Pantano y después el pequeño ruiseñor, movilizó a toda la comarca cuando una de las escenas de una de sus películas, que representaba su éxito internacional, después de pasar un sinfín de penurias y vicisitudes ( todas ellas eran unos dramones), se filmó en el Teatro Principal de Requena con público autóctono, previamente aleccionado en cuanto a la indumentaria que había que llevar al efecto (es decir, vestidos de domingo, para que nos entendamos) o las de Marisol y Rocio Dúrcal. Menos mal, que esa época coincidió con el esplendor de Hollywood y, sin que nosotros fuéramos conscientes de ello, como las películas llegaban con un notable retraso, estábamos viendo todo el mejor cine norteamericano.

Joselito movilizó a toda la comarca cuando una escena de una de sus películas se filmó en el Teatro Principal.

 

Semana sí, semana no, tocaba una del “oeste” pero ahí estaban “ La diligencia”, “Centauros del Desierto” o “Rio Rojo”, o las de suspense de Hitchcok con “Luz de Gas”, “Rebeca” o “Recuerda” sin olvidarnos de “El tercer hombre” que te hacía casi temblar de miedo y meterte debajo de la butaca con su machacona cancioncilla… Y la sobrecogedora interpretación de Orson Welles (al que ya habíamos descubierto en “Ciudadano Kane” ) o, el llamado cine negro, con títulos tan significativas como: “Perdición”, la insuperable “El crepúsculos de los dioses”, “Retorno al pasado” o “La Mujer del cuadro”, “El Alcón maltés” o “El sueño eterno”, protagonizado por la pareja de moda Bogart-Bacall, pasando por títulos inolvidables como “Gilda”, “Casablanca” o “Lo que el viento se llevó”, de un gran metraje no visto hasta entonces (ya sabéis lo que se decía al respecto: … lo que El viento se llevó y lo que el – – – – aguantó…). No nos olvidemos de las comedias musicales tan espectaculares como “Siete novias para siete hermanos”, “Cantando bajo la lluvia”, “Brigadoon”, “Un americano en Paris”, o “ Los caballeros las prefieren rubias” protagonizada por la explosiva Marylin Monroe “sex- symbol” de aquella época y la exuberante y atractiva Janne Russel y tantas y tantas otras…

Era de lo más natural oir a nuestras madres comentar que esa semana ponían una película de Olivia de Havillan Currito de la Cruz en el Teatro Principal de Requena

La lista sería interminable, porque, hay tantos géneros, nacionalidades cinematográficas, películas de autor, etc. que es imposible relacionarlo todo, ni acordarse de todo; esa no es mi intención, sólo una pincelada de aquellos tiempos y si nos preguntamos por qué casi todo el cine que veíamos era norteamericano, esa es otra cuestión que analizaremos en otro momento. Quieras que no, ir al cine todos los domingos y fiestas de guardar, amén de las que iban cayendo en tre semana, iba dejando su poso pues, sin comerlo ni beberlo, habían pasado por nuestras pantallas/ojos, todos y cada uno de los grandes monstruos del cine. Directores como Chaplin, Fritz Lang, Ford, Huston, Stanley Donen, Minelli , Howard Hawks, etc. etc habían puesto su firma en Requena y los grandes actores y actrices de la época como Gregory Peck, Ingrid Bergmang, las hermanas Olivia de Havillan /Joan Fontaine, Marylin Monroe, Doris Day, el guapísimo Rock Hudson, el matrimonio R.Burton/Elizabeth Taylor o Willian Holden, las grandes trágicas del cine Gloria Swanson y Barbara Stanwyck o Claudett Colber, eran como de la casa. Tal era la familiaridad que teníamos con los actores del momento que era de lo mas natural oir a nuestras madres comentar con sus amigas que esa semana ponían una película de Olivia de Avillan (“Ovillo de Ovillar” para entenderse – el inglés no era su fuerte-) que no podían perdérsela; ¿hablarían, tal vez, de “La heredera” o de “Robin Hodd”?, las dos valía la pena verlas.

Por otro lado, no podemos dejar de señalar que no solamente se proyectaba cine en Requena, sino que en muchas de nuestras aldeas existían salones de cine, muchos de ellos multifuncionales: por la mañana podían ser café o escuela y por la tarde cine. En Los Pedrones se proyectaba cine desde 1945; en Campo Arcís desde la época del cine mudo, poseyendo además una cámara portátil que desplazaba a otras aldeas en sus fiestas patronales. El Rebollar y Casas de Eufemia también contaban con sus salones de cine desde los años cincuenta. Destacamos la existencia del Teatro García Berlanga de San Antonio que simultaneaba la actividad teatral con la exhibición de películas.

El cine estaba en pleno apogeo. Atraídos por su éxito y quizá pensando que esto sería un negocio para toda la vida, una pareja de maestros afincados en Requena por aquellos años, se aventuraron a hacer un nuevo Cine de planta. El 28 de agosto de 1963 abrió sus puertas al público el nuevo Cine Avenida, con la proyección de la película titulada “Sodoma y Gomorra”, durante cuatro días consecutivos.
Pero no era todo tan bonito. Con el cine coexistía LA CENSURA.

María Dolores Roda (Febrero 2014)

DEJAR UN COMENTARIO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies